Datos abiertos y gobierno abierto

¿Qué son los datos abiertos?

Los datos abiertos son datos que están disponibles libremente para su reutilización y redistribución por cualquier persona u organización, sin restricciones salvo la atribución si sus términos así lo requieren.

Podemos extender su definición con varios puntos:

Acceso y disponibilidad: Los datos deben ser accesibles por cualquier persona, es recomendable que sean accesibles desde Internet para facilitar ininterrumpidamente el acceso.

Reutilización y redistribución: No deben tener restricciones de uso, es decir deben poder ser usados para cualquier finalidad.

Abiertos: Los datos deben ser distribuidos usando formatos no propietarios y estándares de la industria que permitan la interoperabilidad y su manipulación.

El concepto de datos abiertos, Open Data en inglés, persigue el acceso libre a datos e información utilizando formatos estándares para su procesamiento por particulares u organizaciones para fines lucrativos o no.

¿Qué es gobierno abierto?

El gobierno abierto es un concepto de nuevo modelo de relación entre la administración pública y la sociedad, que confluye hacia un gobierno transparente, omnidireccional y orientado hacia la colaboración y participación ciudadana en la mejora de servicios públicos.

¿Para qué sirven los datos abiertos?

Los datos abiertos sirven para mejorar la transparencia y el control al gobierno (por gobierno nos referimos tanto al gobierno de la nación, comunidad autónoma, diputación provincial, ayuntamiento o cualquier otra institución gubernamental); para realizar estudios estadísticos y crear nuevas líneas de negocios, desarrollar una aplicación móvil utilizando un conjunto de datos.

Por ejemplo, una de las vías de controlar al gobierno está en acceder a la información relativa a los contratos públicos y fiscalizarla automáticamente. Pudiendo así detectar sencillamente si una administración tiende a otorgar contratos a una empresa, conjunto de ellas o una persona en detrimento de la competencia. Por lo tanto si se otorgan contratos a una empresa relacionada con algún político. Así pues la detección de irregularidades se agiliza exponencialmente respecto al método tradicional de consultar archivos y archivos manualmente.
Disponer de los datos de presupuestos nos permite debatir sobre los mismos con información concreta y pormenorizada con solo usar nuestro smartphone dejando a un lado las percepciones sobre el gasto.

Los datos abiertos permiten explotar la información

Los datos abiertos permiten a los ciudadanos acceder a la información ya procesada para su consumo; a partir de un conjunto de datos se puede desarrollar software a medida que nos permita consultar los tiempos de llegada de espera en una estación de cercanías, las banderas de las playas o el precio del combustible de las gasolineras.

Los negocios pueden abrir nuevas líneas de negocio utilizando los datos abiertos, una web de viajes puede utilizar los datos de redes de transportes, tiempos de espera y otros datos para recomendar rutas y viajes a sus usuarios.

Los datos también pueden ser usados para mejorar el rendimiento económico. Por ejemplo, una empresa de transportes puede utilizar el conjunto de precios de combustibles en las gasolineras para decidir donde realizar los repostajes de sus vehículos y planificar las rutas, amplificando el concepto de Business Intelligence.

Los datos abiertos son un excelente recurso para administraciones, empresas y ciudadanos. Facilitan el acceso a la información, simplifica la fiscalización y transparencia de las acciones de gobierno. Generando así economía a su alrededor y redundando en la colaboración de los ciudadanos con la administración.

By | 2018-07-17T19:12:47+00:00 junio 1st, 2018|Actualidad, Viernes de opinión|Sin comentarios