Una historia de Juego de Tronos y los efectos especiales

El CGI, del inglés (Computer-generated imagery),  popularmente conocidos como “los efectos especiales” son lo que le da la salsa a las producciones televisivas o cinéfilas en todos los rincones del mundo. Y en Juego de Tronos, la serie de la década, no podría ser de otra manera.

Si no has visto la serie de Juego de Tronos o no has llegado hasta el capítulo 8×05 llamado “Las Campanas” te recomiendo que no continúes porque puedes comerte algún que otro spoiler.

La espectacularidad de los efectos especiales cuesta dinero. Hemos podido ver como el CGI mejoraba temporada tras temporada hasta el último episodio emitido de Juego de Tronos llamado “Las Campanas”. Como Drogon arrasaba toda al ciudad de Desembarco del Rey con una espectacularidad que no podríamos imaginar al principio de la serie, no solo porque en ese entonces era un lagartillo y ahora es un dragón hecho y derecho.


Se puede apreciar la mejora de los efectos especiales a lo largo de la serie.

Aunque esto no quiere decir que a veces no cometan errores como en la despedida de Jon Nieve con Fantasma. El Lobo Huargo que le ha acompañado durante toda la serie y que le ha salvado la vida en infinidad de ocasiones no se mereció una despedida afectuosa por parte de uno de los protagonistas. El pobre Fantasma se quedó esperando y todo «supuestamente» porque no lo permitía el presupuesto para efectos especiales.

Los efectos especiales también sirven para arreglar errores. El famoso vaso de Starbuck ha sido borrado por ordenador después de que se emitiera el capítulo.

El coste de la serie ha ido subiendo, en parte por los efectos especiales y en parte por el salario de los actores hasta la friolera cantidad de 90 millones de dólares, una cantidad bastante importante contando que solo han sido 6 capítulos.

Eso no quiere decir que no haya habido casos de quejas debido a los efectos especiales, sobre todo al famoso episodio 8×03 conocido como “La Larga Noche” y tan larga debieron de pensar la mayoría de los televidentes pues el capítulo fue oscuro y debido a los algoritmos de compresión que tienen desde HBO fue un capítulo bastante complicado de ver en su máxima plenitud y poder disfrutarlo.

¿Vosotros véis algo? Porque a nosotros nos costó bastante

No todo son los efectos especiales. La calidad argumentativa de una serie debe acompañar. En este caso, Juego de Tronos en su última temporada ha mejorado sustancialmente en la calidad de sus efectos especiales sin embargo, es la temporada peor valorada de toda la serie haciendo que lo que parecía que iba a ser la serie del siglo, quede en decepción por meros deseos de acabarla pronto. Solo nos queda el último capítulo para ver quién se sentará por fin en el trono de hierro.

Desde Surática solo podemos contener la respiración y disfrutar con los efectos especiales que nos ha brindado una gran serie.

By | 2019-05-17T09:54:44+00:00 mayo 17th, 2019|Actualidad, Viernes de opinión|Sin comentarios